El 23 de mayo de 2020 la misión UBUNTU entró en su segunda fase.

Esta vez, además de Istmina, 13 parroquias de la diócesis de Istmina-Tadó -ubicadas en el río San Juan y en la costa pacífica del Chocó- fueron apoyadas por nuestro equipo en la lucha contra el virus de la corona. El objetivo de la misión era capacitar al personal de salud, incluso en pequeños centros médicos, para que estuviera preparado para el fuerte brote de la pandemia, así como proporcionarle equipo médico adicional.

El equipo UBUNTU

Ya en la primera fase de la misión UBUNTU, utilizamos las donaciones de nuestros partidarios específicamente para una mejor atención a los pacientes y así pudimos proporcionar al Hospital Eduardo Santos de Istmina el equipo médico necesario. En la fase 2, especialmente las comunidades más remotas han recibido ahora medicinas, consumibles y otros equipos médicos que se necesitaban urgentemente para la atención de los pacientes y que pueden evitar desplazamientos innecesarios a la ciudad por tierra y por agua.

¿El resultado? ¡Un completo éxito! Juntos hemos logrado capacitar a 180 trabajadores de la salud de 13 comunidades del Chocó en técnicas básicas como la reanimación cardiopulmonar avanzada. Además, 55 líderes de la comunidad fueron entrenados en la prevención de COVID-19 y en primeros auxilios generales con un enfoque en la RCP. También se entregaron medicamentos y suministros hospitalarios a 11 estaciones médicas y 4 hospitales de la región de San Juan y la costa del Pacífico del departamento del Chocó. Para la ejecución de la segunda fase de nuestra misión pudimos ganar a Adveniat como socio fuerte en Alemania y en Colombia, ya que en la primera fase, trabajamos estrechamente con la diócesis de Istmina-Tadó y Salamandra, el centro internacional de formación para el socorro de emergencia y desastre.

En barco a Sipí

Cada fase estuvo marcada por desafíos, pero también por muchas historias inolvidables. Una particularmente emocionante es la de nuestro viaje a Sipí, un pequeño pueblo en el río San Juan. El barco se dañó repentinamente y nuestro equipo estuvo atascado durante varias horas. Mientras tanto, sin embargo, había llovido tanto que el río inundó todo el camino y el equipo de socorro no pudo llegar a nuestro equipo. Espontáneamente, todos saltaron al agua y nadaron hasta el otro lado del río, donde finalmente fueron recogidos por otro coche. Esta es sólo una de las muchas historias, que sobre todo refleja el gran compromiso personal en el lugar.

Con la misión UBUNTU, hemos podido apoyar el sistema de salud en el Chocó con importantes donaciones en especie y entrenamiento – y esto más allá de la emergencia causada por COVID-19. Esto es especialmente importante en los lugares de muy difícil acceso y que, por lo tanto, tienen una infraestructura médica relativamente pobre.

Al final de la segunda fase, nos gustaría aprovechar la oportunidad para agradecer a todas las personas involucradas, pero especialmente a nuestro equipo de paramédicos y al Doctor Quintero, por su inestimable e incansable trabajo. Al mismo tiempo, nos complace mucho que en las próximas semanas se inicie una tercera fase, dirigida especialmente a la población y que la prepara para una nueva forma de convivencia con el virus.

Nosotros en CASA HOGAR esperamos poder seguir contribuyendo y de esta manera apoyar a la región del Chocó.

 

Si usted también quiere apoyar la continuación de la misión de UBUNTU en el Chocó, nos alegraría cada donación, ¡no importa lo pequeña que sea!