Sally Asprilla trabajó en el sector pedagógico del Chocó durante más de 30 años. En la actualidad, gestiona las residencias de estudiantes de CASA HOGAR. En su 58º cumpleaños, presentamos a esta comprometida trabajadora social.

Georgia, de la oficina, y Mirjam, voluntaria desde hace mucho tiempo, conocían el Chocó y los proyectos de CASA HOGAR sólo de lejos. Ahora han visitado el Chocó por primera vez – una experiencia inolvidable, que relatan aquí.

En Netflix, “Blue Miracle” cuenta la historia del orfanato Casa Hogar, basada en hechos reales. ¿Qué relación tiene esto con CASA HOGAR Alemania?

Colombia es un país que ha sido marcado históricamente por la violencia y la desigualdad estructural, lo que ha implicado muchas dificultades tanto en el sector social como político. La situación que estamos viviendo hoy en día es bastante compleja. Esta es la percepción que como voluntaria de CASA HOGAR en Colombia nos comparte Carolina Medina.

¡El 1 de junio es el Día de la Niñez! Los niños tienen necesidades muy especiales, que se recogen en los derechos de los niños. ¿Cuáles son estos derechos?

Laura Álvarez trabaja como médica asistente en el Hospital Universitario de Bonn. Nació y creció en el Chocó. Aquí nos cuenta su historia.

¿Quién es Laura Álvarez?

Mi Nombre es Laura, soy Residente de anestesiología y cuidados intensivos en UKB Bonn. Nací en Quibdó, capital del departamento del Chocó. Durante mi infancia, viví en el barrio Niño Jesús, lugar en el cual pasé los mejores años de mi niñez.  Hasta mis 12 años estudié en el IEFEMP (colegio católico femenino).

Los años que viví en el Chocó, fui muy feliz, recuerdo bañarme con mis amigos en la lluvia jugando al “aponchao”, jugando a las escondidas o montando bicicleta con mis hermanos y amigos. Cuando se inundaba el Barrio por la Yesca, un rio que teníamos bastante cerca, tratábamos de ver siempre el lado positivo, por ejemplo…Lo que más me gustaba era el apoyo comunitario en situaciones adversas, toda la comunidad buscaba la forma de colaborar a los mas afectados. Mis padres siempre nos enseñaron que la unión hace la fuerza y que si trabajamos unidos podemos salir juntos adelante.

Desde muy pequeña fui consciente de la problemática que existe en el Chocó, un departamento abandonado, envuelto en la corrupción y la pobreza.  Durante mi adolescencia, me parecía increíble que los gobernantes prefirieran robarse el dinero, en lugar de ayudar a tantos niños que se encuentran en estado de desnutrición y que a diario mueren de hambre, o de garantizar los derechos básicos para cualquier ciudadano como lo son el acceso a la salud y a la educación.

En Quibdó viví hasta los 12 años y después nos mudamos a Barranquilla, una ciudad del Atlántico colombiano. Esto significó un gran cambio en nuestras vidas, pues de vivir en un pueblo, pasamos a vivir en una gran ciudad. Siempre estuve en contacto con mi familia del Chocó, viajábamos casi todos los diciembres para pasar navidades juntos. Siempre deseé en algún momento de mi vida volver y ayudar de alguna manera, sentía que era el deber de cada chocoano aportar al desarrollo de nuestro departamento desde lo individual y/o lo colectivo.

¿Cómo llegaste a Alemania?

Pasó el tiempo e ingresé a estudiar medicina, y fue entonces como supe de estudiantes que se fueron de intercambio a Alemania y quedaron fascinados de su cultura y avance. Mi hermano realizo su año de internado en Mainz, y me comentaba lo bien que está organizada Alemania. Desde entonces me interesó muchísimo, y gracias al gran esfuerzo que hicieron mis padres, pude viajar en el año 2015 a Alemania, para aprender alemán y realizar mi internado.

Hoy en día estoy infinitamente agradecida con todas las personas que me motivaron, en especial a mis padres por hacer de este sueño una realidad.

¿Que diferencias hay entre el Chocó y Alemania?

Al llegar a Alemania el cambio fue enorme, TODO es distinto. La Cultura, la vida diaria, las estructuras sociales y organizativas, el transporte, etc. Entre las grandes diferencias, esta la puntualidad, que para los alemanes hace parte de su cotidianidad, pues es una muestra de su excelencia, responsabilidad en su trabajo y respeto por el otro. Aquí he aprendido la importancia de este valor.

En cuanto a la comida, esta es totalmente distinta, sobre todo las especies que utilizan para condimentar los alimentos. Un sabor que para mi, aunque pasen los anos será inigualable y a pesar de la variedad de salchichas alemanas que existen, será el de la longaniza chocoana, la cual para mi mí sigue siendo el mejor embutido del mundo.

Una de las cosas que mas admiro de Alemania es su sistema de salud, el cual garantiza el acceso y calidad de atención a toda la población sin importar su nivel social o su proveniencia. Para mi como médica colombiana, es un privilegio conocer de cerca este tipo de experiencias y de trabajo, pues espero poder replicar en Colombia en un futuro algunos de mis aprendizajes en esta área y así brindar unas condiciones de vida más dignas para nuestros habitantes, quienes en muchos casos, por ejemplo en la zonas rurales, no cuentan siquiera con un centro de salud en la comunidad.

¿Cómo conociste CASA HOGAR?

En mi trabajo como médica en Alemania en la UKB conocí a Theodor, fundador de CASA HOGAR y de la admirable misión de esta organización en el Chocó. Inmediatamente quise integrarme al equipo de voluntarios(as), pues por un lado me conmovió enormemente la misión de la organización y por otro porque conozco de primera mano la situación de las mujeres y niñas del Chocó, en la que su apoyo y promoción puede significar la diferencia entre llevar una vida en condiciones dignas y una en condiciones de extrema pobreza encrudecida además por las características del sistema machista que domina nuestra sociedad, Admiro además profundamente de los voluntarios y voluntarias de CASA HOGAR, quienes sin conocer al pueblo chocoano nos dan una lección a muchos de dedicación, entrega y solidaridad por el prójimo.

¿Qué te motiva a hacer parte de CASA HOGAR?

Soy consciente de que las niñas del Chocó, afrocolombianas o de comunidades indígenas no tienen la posibilidad de cubrir sus necesidades básicas como el acceso a la salud, a la educación o incluso al agua potable. Ellas no nacen con los mismos privilegios- aunque debería más bien hablar de derechos- y comodidades que otros. En Chocó es reducido el número de mujeres que logran terminar el bachillerato y mucho menor es el número de aquellas que pueden acceder a una educación superior. Sumado a esto, la dominación de las estucturas patriarcales y machistas en Colombia, y especialmente, en aquellas zonas más apartadas del país, tiene como consecuencia que las mujeres ni siquiera puedan aspirar a tener cargos de alta responsabilidad en la sociedad. En este contexto, resulta difícil incluso que los sueños y metas de las niñas sean apoyadas por sus mismos familiares, ya que estos creen que su única función es la de quedarse en casa, tener hijos y atender a la familia. Es una triste realidad que va a necesitar generaciones para poder ser cambiada, pero que sólo gracias a la unión de esfuerzos aquí y allá dará frutos.

¿Cuál es tu mensaje para otras personas que quieren apoyar CASA HOGAR?

Todos y todas merecemos que nuestros sueños y metas puedan hacerse realidad, pero algunos necesitan más apoyo en su camino que otros: yo, una medica chocoana en Alemania, tuve todas las herramientas y apoyo necesario para cumplir mis sueños y poder hablarles a ustedes desde aquí. Me considero una mujer privilegiada pero no deberíamos vivir en una sociedad de privilegios, por eso haré todo lo que esté a mi alcance para apoyar a las niñas y mujeres del Chocó e invito a cada uno de ustedes a hacer lo mismo, porque sólo juntos lograremos el cambio que el mundo necesita. Si no es hoy, ¿cuándo?

Desde enero de 2021 Georgia Dreßler (25 años) apoya al EQUIPO de CASA HOGAR como pasante. Aquí se la presentamos.

Querida Georgia, bienvenida a CASA HOGAR. Estamos muy contentos de que apoyes al equipo como becaria. ¿Qué puedes contarnos sobre ti?

Soy originaria de Halle, donde también estoy matriculada en un máster de estudios hispánicos. Antes de eso, hice una licenciatura en Traducción en la Universidad de Leipzig, es decir, traducción e interpretación en inglés y español. Ahora soy pasante en CASA HOGAR desde principios de enero.

¿Cómo conociste CASA HOGAR?

Un amigo de Leipzig me habló de CASA HOGAR. Yo he pensado: ¡Vaya, parece un gran proyecto! Por un lado, el tema de la educación me atraía. La educación es una de las herramientas más importantes que tenemos para forjar nuestro propio camino en la vida. Por supuesto, esto es especialmente cierto en regiones tan conflictivas como el Chocó. Por otro lado, me motivó el hecho de que CASA HOGAR se compromete con la promoción de la mujer. Me pareció especialmente emocionante combinar estos dos aspectos.

¿Cómo se te ocurrió solicitar unas prácticas en CASA HOGAR?

Desde hace muchos años, trato de prestar atención a la sostenibilidad y la solidaridad en la medida de lo posible en mi vida privada, y cada vez tengo más claro que también quiero avanzar en una dirección que contribuya al bien común en mi vida profesional. Durante las prácticas en CASA HOGAR puedo adquirir una valiosa experiencia e inspiración para mi futuro. El hecho de que CASA HOGAR estuviera buscando un becario encajaba perfectamente, por supuesto.

¿Tenías ya contacto con América Latina o el Chocó antes de tus prácticas?

Ya he estado en América Latina algunas veces: después de la escuela hice un servicio voluntario en Argentina. Durante mis estudios de licenciatura estuve en Chile. Desde allí también volé a Colombia y visité el país durante tres semanas. Desde entonces lo tengo claro: ¡quiero conocer aún mejor Colombia! Gracias a las prácticas en CASA HOGAR, esto es ahora posible, aunque sea desde Alemania.

¿Qué habilidades y talentos puedes aportar a CASA HOGAR?

Además de mis conocimientos de español, mi experiencia en el sector de los medios de comunicación es ciertamente relevante. Paralelamente a mis estudios, he participado activamente en la radio universitaria durante varios años, presentando programas y editando reportajes. También he ganado dinero como escritor independiente de forma intermitente. Creo que sería estupendo poder apoyar también las relaciones públicas de CASA HOGAR durante mis prácticas.

Llevas unas semanas a bordo. ¿Qué has hecho principalmente hasta ahora?

Principalmente con tareas administrativas. Por ejemplo, me ocupé de las donaciones que llegaron en Navidad. CASA HOGAR también acaba de conseguir un proyecto con financiación pública. Este es un nuevo reto para todos nosotros, y lo estamos afrontando juntos. Para mí es estupendo participar directamente.

¿Qué quieres conseguir en CASA HOGAR?

Tengo muchas ganas de participar en el contenido de los proyectos de CASA HOGAR. Así podré ver lo que podemos conseguir sobre el terreno. Además, me encantaría apoyar el trabajo de relaciones públicas para hacer más presente a la organización.

Querida Georgia, gracias por la entrevista y ¡mucho éxito con tus prácticas!

¡Gracias!

 

 

Especialmente en nombre del pueblo del Chocó, queremos agradecer a todos los que han apoyado a CASA HOGAR durante este difícil año. Por favor, manténgase en contacto con nosotros, para que también en el nuevo año las niñas y las jóvenes puedan tener la esperanza de un futuro autodeterminado!

Le deseamos sinceramente a usted y a su familia una feliz Navidad y todo lo mejor para el 2021.

Puede leer sobre lo que su donación puede hacer en el Chocó en nuestra página de donaciones.

¡En CASA HOGAR nos alegramos siempre de contar con tantas personas que nos apoyan!

Una muy especial es Sabine Hellmann, quien con su empresa familiar SIGNUM FAIR JEWELS está comprometida con apoyar a las niñas y mujeres del Chocó de todo corazón.

Esta empresa suiza de joyas  ha creado una colección especial para este propósito: el Signum HeartCoins, con las que alrededor de la mitad del precio de venta se dona en beneficio de CASA HOGAR!

Las monedas, elaboradas con mucho amor, están hechas del mejor material, como por ejemplo, Max Havelaar Fairtrade Fine Gold 999.9 de Sudamérica o plata reciclada. Los HeartCoins hechos a mano están disponibles en versiones más pequeñas (aprox. 2,5 g) y más grandes (aprox. 5 g). Además, puedes elegir entre diferentes modelos en relieve:

  •     El corazón (como símbolo de amor)
  •     El escudo (como símbolo de protección)
  •     “Colombia” (el pájaro – el símbolo de Colombia).
  •     O de los cuatro elementos: gota (agua), ala (aire), llama (fuego) y hoja (tierra)

Todas las monedas tienen un orificio de cerradura en el medio, que representa la curiosidad y la apertura de nuevos mundos sin prejuicios. ¡Un mensaje realmente hermoso!

Para Sabine y su familia es importante hacer una contribución. Lo hacen no sólo con su empresa y su trabajo, que se caracteriza por la más alta calidad, transparencia, sostenibilidad y responsabilidad hacia la naturaleza y las personas, sino también por su apoyo a CASA HOGAR.

¡Gracias querido equipo de SIGNUM por todo su apoyo!

* * *

Resumen de los modelos:

en ORO

HeartCoin pequeño en 999.9 Max Havelaar Fairtrade Gold: aprox. 2.5g/9.5mm de diámetro
sujetos disponibles: corazón, escudo, caída, ala, llama, hoja
550 CHF*

HeartCoin grande en 999.9 Max Havelaar Fairtrade Gold: aprox. 5g/14mm de diámetro
Corazón, Escudo, Colombia (Pájaro)
960 FRANCOS SUIZOS*

en PLATA

HeartCoin pequeño hecho de plata reciclada: aprox. 1.2g/9.5mm
sujetos disponibles: corazón, escudo
120 CHF*

Plata reciclada HeartCoin grande: aprox. 4g/14mm
sujetos disponibles: corazón, escudo
150 CHF*

*más 20 CHF de gastos de envío dentro de Suiza, a Liechtenstein, Alemania y Austria
Pídalo directamente a través de la página web, por teléfono +41765584132 o por correo electrónico a info@signumfairjewels.ch

En el marco de nuestro proyecto “Apoyo psicosocial”, 100 niñas de los barrios más vulnerables de Istmina intercambiaron experiencias a lo largo de un año, sobre las amenazas diarias como criminalidad, consumo de drogas y abuso sexual bajo la dirección de pedagogos. Mediante juegos, se trabajó en soluciones para amenazas y se reforzó la autoestima a través de la conversación en valores como la familia, amistad o la solidaridad.

Laura Morales, coordinadora de CASA HOGAR, tuvo la oportunidad de participar en un grupo de trabajo en Istmmina: “El proyecto fue increíblemente impresionante para mí”, cuenta, “en especial me impactó el testimonio de una adolescente de 13 años que confesaba que un hombre de 30 años le ayudaba con dinero y otra de 12 años contó que acompañaba a alguien hasta tarde en la noche de fiesta, ya que por una “Bailadita” recibía 500.000 pesos (ca. 130 Euro).

En el proyecto las niñas aprendieron que no es correcto ser tocadas por hombres y que ellas no deben permitirlo. Con diversas actividades las pedagogas demostraronn a las chicas qué tipo de caricias estan bien para ellas, de acuerdo a sus edades y cuales no. Ellas adquirieron conocimientos sobre los métodos que hay para conseguir dinero y qué tipo de valores son importantes para una vida feliz. Además recibieron tareas para hacer en sus casas, así ellas pueden, fuera de los encuentros ponerlos en práctica y así estar menos propensas a aceptar una oferta que este en contra de los derechos de los niños. Y para la sostenibilidad del proyecto, los padres de las chicas forman parte del mismo.

“Las chicas se sienten más fuertes con este proyecto y tienen un desarrollo positivo”, cuenta Laura Morales. Los ejercicios fortalecen en el intercambio, la cohesión, la autonomía y entregan otras perspectivas para su diario vivir con miras a su futuro. Las chicas desearon una continuidad del programa para que no solo ellas, sino también otros niños se beneficien de este apoyo psicosocial.

El 23 de mayo de 2020 la misión UBUNTU entró en su segunda fase.

Esta vez, además de Istmina, 13 parroquias de la diócesis de Istmina-Tadó -ubicadas en el río San Juan y en la costa pacífica del Chocó- fueron apoyadas por nuestro equipo en la lucha contra el Coronavirus. El objetivo de la misión era capacitar al personal de salud, incluso en pequeños centros de salud, para que estuvieran preparados para el fuerte brote de la pandemia, así como proporcionarles equipo médico adicional.

El equipo UBUNTU

Ya en la primera fase de la misión UBUNTU, utilizamos las donaciones de nuestros patrocinadores específicamente para una mejor atención a los pacientes y así pudimos proporcionar al Hospital Eduardo Santos de Istmina el equipo médico necesario. En la fase 2, especialmente las comunidades más remotas han recibido ahora medicinas, consumibles y otros equipos médicos que se necesitaban urgentemente para la atención de los pacientes y que pueden evitar desplazamientos innecesarios a la ciudad de Istmina por tierra y por agua.

¿El resultado? ¡Un completo éxito! Juntos hemos logrado capacitar a 180 trabajadores de la salud de 13 comunidades del Chocó en técnicas básicas como la RCP avanzada. Además, se capacitó a 55 líderes comunitarios en medidas preventivas sobre COVID-19 y primeros auxilios generales, con especial atención a la reanimación cardiopulmonar (RCP). También se entregaron medicamentos y suministros hospitalarios a 11 estaciones médicas y 4 hospitales de la región de San Juan y la costa del Pacífico del Departamento del Chocó. Para la ejecución de la segunda fase de nuestra misión pudimos afiliar a Adveniat como socio fuerte en Alemania y en Colombia, ya que, en la primera fase, trabajamos estrechamente con la Diócesis de Istmina-Tadó y Salamandra: Centro Internacional de Urgencias y Emergencias, proveniente de la ciudad de Cali (Departamento de Valle del Cauca).

En barco a Sipí

Cada fase estuvo marcada por desafíos, pero también por muchas historias inolvidables. Una particularmente emocionante es la de nuestro viaje a Sipí, una pequeña comunidad ubicada a orillas del río San Juan. La embarcación se dañó repentinamente y estuvimos atascado durante varias horas. Por otro lado, había llovido tanto que el río inundó todo el camino terrestre y el equipo auxiliar no pudo alcanzar a nuestro equipo. Espontáneamente, todos saltaron al agua y nadaron hasta el otro lado del río, donde finalmente fueron recogidos por otro automóvil. Esta es sólo una de las muchas historias, que sobre todo refleja el gran compromiso personal en el lugar.

Con la misión UBUNTU, hemos podido apoyar el sistema de salud en el Chocó con importantes donaciones en especie y entrenamiento – y esto más allá de la emergencia causada por COVID-19. Esto es particularmente importante en los lugares de muy difícil acceso y que, por lo tanto, tienen una infraestructura médica relativamente deficiente.

Al final de la segunda fase, nos gustaría aprovechar la oportunidad para agradecer a todas las personas involucradas, pero especialmente a nuestro equipo de paramédicos y al Médico Quintero, por su inestimable e incansable trabajo. Al mismo tiempo, nos complace mucho que en las próximas semanas se inicie una tercera fase, dirigida especialmente a la población y que la prepara para una nueva forma de convivencia con el virus.

Nosotros en CASA HOGAR esperamos poder seguir contribuyendo y de esta manera apoyar a la región del Chocó.

 

Si usted también quiere apoyar la continuación de la misión de UBUNTU en el Chocó, nos alegraría cada donación, ¡no importa lo pequeña que sea!

Martha Liliana Bonilla es arpista de la Orquesta Filarmónica de Bogotá en Colombia.
Stephanie Celis es violinista a 9.000 km del Teatro Estatal de Hesse en la ciudad Wiesbaden (Alemania).

De una manera muy personal y hermosa, Martha y Stephanie dirigen ojos y oídos hacia las niñas, jóvenes y mujeres del olvidado Chocó en Colombia. Demuestran que es posible trabajar juntos por la gente del Chocó, territorio marcado por la pobreza y la guerra civil. Esto es posible incluso a través de la distancia física:

Agradecemos a los dos embajadores de CASA HOGAR por esta especial cooperación, que nos une especialmente en tiempos del Coronavirus a pesar de la distancia y a través de los océanos. ¡Disfruta de los conmovedores sonidos de Martha y Stephanie con impresiones visuales del trabajo de CASA HOGAR en el Chocó, Colombia!

Los médicos de emergencia de la misión UBUNTU aportan experiencia médica, capacitación profesional y confianza humana a la región aislada de infraestructuras mejor dotadas para prestar servicio Médicos de Colombia: la región rural del Chocó.

El 22 de abril de 2020 finalmente había llegado el momento: se permitió despegar un pequeño avión con un permiso especial a pesar del toque de queda y aterrizó en el aeropuerto de Condoto en el Departamento de Chocó, una región que actualmente está en gran parte aislada del mundo exterior. En el avión: un equipo de crisis médica integrado por siete personas de Cali (Departamento Valle del Cauca). Bajo la dirección del reconocido Médico con especialidad en Medicina de Desastres: Laureano Quintero, director del Centro Internacional de Urgencias y Emergencias Salamandra en Cali, junto a cuatro paramédicos y un médico general, quienes acompañarán a las zonas dispersas del Chocó, debido a la crisis ocasiona por la Pandemia: el Coronavirus o Covid-19.

La misión UBUNTU surgió de la colaboración entre CASA HOGAR, la Diócesis de Istmina-Tadó y el Médico Quintero – voluntario de CASA HOGAR. La misión tiene como objetivo: preparar a la población local del Chocó para un brote de Covid-19. “En Chocó apenas hay profesionales médicos que tengan conocimiento de cómo lidiar con situaciones de desastre”, dice Laura Morales, al describir la alarmante situación en Chocó. Como empleada de CASA HOGAR, Morales coordina la misión en el sitio y está segura de que: “sin apoyo, la región no tendría ninguna posibilidad contra Covid-19”.

El aspecto más importante de la misión es la transferencia sostenible de conocimiento: los expertos médicos de Cali quieren capacitar a los médicos y enfermeras locales en el tratamiento de pacientes con Covid-19. Lo anterior incluye formación sobre higiene, uso correcto de material protector y reanimación cardiopulmonar. Además, las directrices nacionales para los procesos clínicos se adaptarán e implementarán a las condiciones del Chocó, lo que no es tarea fácil para la remota región rodeada de su bosque tropical. Con la ayuda del equipo médico de la ciudad de Cali, esto ahora debería tener éxito. “Esta medida no solo es importante para la situación de emergencia actual, también significara un beneficio a largo plazo”, explica Morales.

En términos de infraestructura adecuada, el Chocó también estaba mal posicionado para contrarrestar la pandemia. El Hospital Local de Istmina carecía de material de protección, instalaciones de prueba, camas de cuidados intensivos e instalaciones de aislamiento. CASA HOGAR donó equipo médico para contrarrestar este problema de dotación. Durante el período de la pandemia, la administración municipal también reactivó unas instalaciones-habitaciones médicas en desuso en la clínica…, en la que solo se tratarán a los pacientes con Covid-19 en el futuro. “En nuestra primera reunión en la clínica, inspeccionamos la infraestructura existente junto con los expertos de Cali y discutimos su mejor uso posible a la luz de las circunstancias”, dice Morales. También se elaboró ​​un plan de acción para la cooperación entre los equipos.

El equipo de expertos de Cali pasará las próximas semanas en Chocó y estará al lado del equipo local para aclarar todas sus preguntas. “Encontrar personas que quieran trabajar en Chocó no es fácil”, dice Laura Morales. El área se considera una región de riesgo; si se enferma con el virus, las perspectivas de salud son peores que en las grandes ciudades. Luego están los problemas sociales, los asesinatos, las luchas territoriales que no se rompen a pesar del Covid-19. “Por lo tanto, estamos más agradecidos por el esfuerzo de los expertos de Cali”. Así lo ve también la población local: en la calle, los médicos de la ciudad son recibidos de manera amistosa, y algunos chocoanos incluso hacen regalos a los expertos. “Desde que llegó la misión UBUNTU, la gente se ha sentido mucho más segura”, dice feliz Laura Morales.

Pero aún queda mucho por hacer: el sistema de salud en Chocó está descuidado en su infraestructura en comparación con el resto del país y el hospital de Istmina debería y quiere ponerse al día en un tiempo récord. El personal médico debe estar preparado para manejar el virus. Se debe educar a la población local sobre las medidas de higiene. Y por último, pero no menos importante, la gente del Chocó debe recibir ayuda en alimentos porque debido a la Pandemia, muchas personas ya no pueden seguir con su empleo remunerado; Muy pocos tienen ahorros duraderos por su trabajo informal, es decir, “vivir del día a día”. Por este motivo, CASA HOGAR apoya a las mujeres y sus familias en particular con paquetes de comida (proyecto: Cabeza de Hogar) en paralelo a la misión médica UBUNTU. Porque una cosa es cierta: “Yo soy porque nosotros somos”.

 

Más información sobre el paquete de medidas Covid-19 de CASA HOGAR

Información sobre COVID en Colombia
Información sobre COVID en el Chocó

La pandemia (COVID) no conoce fronteras. De allí, que en Colombia también se esté luchando con un número cada vez mayor de infectados. En la región del Chocó, donde opera CASA HOGAR, hasta el momento (11 de abril de 2020) sólo se ha documentado un caso positivo. Sin embargo, esto no significa nada alentador, dado que las pruebas deben llegar primero a Quibdó, la capital del Chocó a través de carreteras inadecuadas y desde allí ser enviadas en avión a Bogotá. Así pues, uno de los problemas, es que no están las condiciones adecuadas para transportar las muestras y los vuelos regulares están actualmente cancelados.  Por tal motivo, no es claro cómo se incluirán los resultados de las pruebas del COVID 19 de Istmina y las zonas más remotas del Chocó en las cifras oficiales del país.

Por otra parte, la atención medica actual en Istmina es rudimentaria y un brote del virus COVID 19 tendría consecuencias fatales, no solo para el municipio de Istmina, con sus 20.000 habitantes, sino también para los aproximadamente 130.000 habitantes de las comunidades vecinas, ubicadas a lo largo de los ríos San Juan y Baudó. Asimismo, el hospital de Istmina no sólo carece de material de protección, instalaciones de pruebas e instalaciones de aislamiento, sino también de camas de cuidados intensivos. De allí, que el personal médico de Istmina sea consciente de los límites de su capacidad médica, sabiendo que en el momento no tendrían ninguna oportunidad para vencer el COVID 19.

Por ello, CASA HOGAR, mantiene un dialogo con los actores locales de Istmina – conformado bajo la dirección del obispo Mario de Jesús perteneciente a la diócesis de Istmina-Tadó, quién con la ayuda del Dr. Laureano Quintero, experto médico en situaciones de desastre y director médico del Hospital Universitario del Valle en Cali, donde Theodor Rüber lo conoció personalmente como estudiante – están trabajando para dar a la población de Istmina y sus alrededores una oportunidad contra el COVID-19. Esto implica, por una parte, la adquisición del material médico de necesidad urgente y, por otra parte, el apoyo personal y la capacitación del personal médico local. Esto se efectuara tanto de manera presencial como virtual,  por parte  de un equipo que volará de Cali a Istmina y los acompañará y apoyará in situ, como por medio del acompañamiento virtual por parte de un equipo de expertos médicos estacionados en Cali. De esta manera, no sólo se proporcionará apoyo material, sino también cooperación en términos de contenido – ¡una manera de asegurar un efecto a largo plazo incluso ante esta aguda situación de emergencia!

 

Detalles – también sobre el nombre UBUNTU – en la página sobre las medidas de alivio contra COVID-19 de CASA HOGAR.

Información sobre COVID en Colombia
Información sobre COVID en el Chocó

La crisis de la corona en Colombia ya está teniendo consecuencias devastadoras para la población del Chocó – antes de que el brote del virus se volviera incontrolable.

Por lo tanto, CASA HOGAR ya ha iniciado un primer proyecto en estrecha e intensa cooperación de todos los equipos de CASA HOGAR en el Chocó, Cali y Alemania: CASA HOGAR apoya a las familias del Chocó, que ya no pueden realizar su trabajo diario debido a las precauciones y consecuencias de Corona, no tienen ahorros y no reciben ayuda estatal. Con la ayuda de los paquetes de alimentos se les debería permitir pasar los períodos de cuarentena y aislamiento realmente en casa y no tener que enfrentarse a la decisión “hambre o infección”.

El principal grupo objetivo son las madres solteras que tienen que pagar por sus hijos y la generación de sus padres. Las familias viven en Istmina y en zonas rurales remotas. En el campo, la necesidad se agrava porque actualmente no hay ninguna conexión de transporte público con la ciudad y al mismo tiempo no llegan suministros de socorro. El proyecto está siendo llevado a cabo por nuestro socio de proyecto Fundación CASA HOGAR Istmina y en estrecha colaboración con los activistas y las autoridades locales. Esto asegura que las medidas lleguen realmente a aquellos que no pueden ser alcanzados por ningún otro medio.

 

Detalles en la página sobre las medidas de alivio contra COVID-19 de CASA HOGAR.

Situación actual en el Chocó

Las donaciones a CASA HOGAR ayudan a asegurar que no tenga que ser una acción puntual y que todos podamos sobrevivir a la crisis juntos.

Información sobre COVID en Colombia
Información sobre COVID en el Chocó

El Corona virus ha dominado nuestras vidas durante semanas. La mayoría de las tiendas están cerradas hasta nuevo aviso y las ciudades con millones de habitantes están casi desiertas.

La pandemia no se ha detenido en Colombia. Desde el 24 de marzo, se ha establecido allí una cuarentena nacional, durante la cual sólo se le permite a la población salir de sus casas para realizar el mercado y visitas médicas necesarias. Las escuelas y otras instituciones educativas están cerradas y las celebraciones religiosas se han cancelado.

Por ahora, el toque de queda ha sido ordenado hasta el 13 de abril. Sin embargo, es posible que se extienda. El gobierno colombiano tomó la medida en respuesta a un aumento constante del número de infecciones en el país. A partir del domingo, sólo cinco días después de que la cuarentena entrara en vigor, en el país ya había 702 infecciones confirmadas de Corona y un total de diez muertes. En la región del Chocó, donde opera CASA HOGAR, no se ha registrado ningún caso hasta ahora. No obstante, esto no significada nada y desafortunadamente las consecuencias que ha dejado la pandemia ya se notan…

Los trabajadores del sector informal se ven especialmente afectadoss

El toque de queda tiene consecuencias particularmente drásticas para las personas que trabajan en el sector informal del país. Quienes constituyen el 84% de la población de la región del Chocó y dependen de los ingresos diarios, que ahora se han perdido por completo. A menudo, no tienen ni ahorros ni seguro médico o de desempleo, lo que hace que su situación sea aún más difícil. Las madres solteras, quienes constituyen el 40% de todas las mujeres del Chocó, se ven particularmente afectadas por las pérdidas financieras. Estas, no son solo responsables de sus hijos, sino también de las personas de la tercera edad pertenecientes a sus familias.

Ahora, este no es el único desafío que enfrentan las personas en Colombia, pues los precios de los alimentos también han aumentado considerablemente en pocas semanas, en algunos casos más del doble. Particularmente en el Chocó, casi todos los alimentos de la canasta familiar deben ser importados, esto presenta a las personas un dilema: por un lado, o se quedan en la casa y se mueren de hambre o por el otro van a trabajar, con lo que no sólo estarían cometiendo un delito, sino que también estarían expuestos a contraer y propagar el virus. Frente a este dilema nadie debería enfrentarse.

A los hospitales les faltan muchas cosas y las pruebas son escasas

Si el virus sigue propagándose tan rápidamente, podría provocar una tragedia humanitaria. Tan sólo en la región de Istmina, donde se encuentra la Casa Hogar Niña María, hay unos 25.000 habitantes. En esta comunidad no existe una infraestructura médica para atender a los pacientes infectados por COVID-19 y la capacidad de pruebas es muy limitada. Además, no hay laboratorios, de allí que las pruebas deban ser enviadas a Quibdó, la capital del departamento, que está a dos horas de distancia en auto, para más adelante ser llevadas en avión a Bogotá.  Cabe aclarar, que llegar a Quibdó no es tarea fácil y la mayoría de los vuelos de Quibdó a Bogotá han sido cancelados.

La residencia “Casa Hogar Niña María” en Istmina tuvo que ser cerrada temporalmente

Las diez niñas que viven en la vivienda de “Casa Hogar Niña María” también se han visto afectadas por la pandemia del Corona. El 20 de marzo, las niñas fueron recogidas de las casas de sus padres por razones de seguridad. Está previsto que regresen el 20 de abril, si el toque de queda no se extiende para entonces. Antes de la emotiva despedida, hubo una reunión con padres, hermanas, algunos voluntarios y coordinadores del proyecto. Estos se reunieron en un ambiente familiar y hablaron, de lo que sucedería ahora y lo que la crisis representa para todos y como pueden protegerse.

A pesar de la crisis también hay esperanza

El futuro del pueblo chocoano es incierto. En estos tiempos difíciles, es especialmente la fe en Dios la que les da apoyo. Sin embargo, la comunidad juega también un papel muy importante y aunque la mayoría de habitantes tienen pocos recursos, estos se ayudan mutuamente, compartiendo alimento o yendo al mercado por otros.

A menudo se encuentran soluciones creativas: Algunas comunidades, por ejemplo, practican el “pico y cédula”. Esto significa que sólo las personas cuyo carné de identidad termina en un número determinado pueden salir y hacer sus compras en un día en concreto, no sólo para reducir las multitudes en los supermercados, sino también para asegurar que los suministros estén disponibles.

Nadie sabe cuánto tiempo podrá soportar la comunidad del Chocó este estado de cosas. Muchos de ellos “preferirían morir de gripe que de hambre”. Pero a pesar de todo, todavía tienen esperanza: que el virus del que todos hablan en este momento no les afecte tanto, que superen juntos esta crisis y que todo vuelva pronto a la normalidad.

Ante esta situación, CASA HOGAR, no puede simplemente quedarse de brazos cruzados, por esto,  nuestro equipo está trabajando las 24 horas del día en el Chocó, en Cali y en Alemania para elaborar un paquete de medidas, que permitan mitigar las consecuencias de lo que ya ha sucedido y reducir el peligro de lo que está por venir. Nos mantenemos en contacto con las autoridades competentes de la región y ya estamos estableciendo proyectos. Proporcionaremos información sobre las medidas exactas lo antes posible. Por ahora, sólo esto: ¡Las donaciones a CASA HOGAR nos ayudarán a todos a sobrepasar la crisis juntos!

Información sobre COVID en Colombia
Información sobre COVID en el Chocó

 

 

El tiempo fuera del aula de clases en el hogar “Casa Hogar Niña María” ha concluido: Desde fines de enero, las chicas han comenzado su retorno de sus vacaciones en la casa de sus familias. Un vistazo

Dos veces al año en el Hogar en Istmina significan: ¡Temporada de Vacaciones! El Hogar cierra, y las niñas empiezan su camino de regreso hacia sus familias. La mayoría de ellas enfrentan un viaje difícil por delante. De ocho a nueve horas llega a durar el trayecto a través de los ríos, los cuales dentro del Chocó, sirven como carreteras. Los padres y madres recogen a sus hijas en el hogar, y las acompañan durante el recorrido. El viaje cuesta 50 euros por persona, lo que se traduce en un gran esfuerzo económico para las familias del Chocó, dado que la mayoría viven en la pobreza.

Mas el esfuerzo lo vale. Más de dos meses duran las vacaciones, desde finales de noviembre hasta el final de enero. Las chicas retornan en estos tiempos donde sus familias, y reflexionan sobre sus raíces nativo americanas. En el hogar de Istmina, la mayoría del tiempo hablan ellas en español, y cuando están de vuelta donde sus familias, entran nuevamente en contacto con sus tradiciones y su lengua materna. Además pueden las chicas, cuando vuelven a sus casas, volver a sumergirse dentro de la naturaleza nativa y reconectarse con su entorno, por ejemplo, con un rico baño en el lecho del río. Una experiencia inviable en Istmina debido a la contaminación presente en sus ríos.

Las niñas provienen de dos diferentes etnias. Janyelina (11), Shirley (16), y Russili (10) pertenecen a la etnia “Wounaan”, y por otro lado, Jannesy (9) y Jessenia (11) a “La gente del Embera”. En sus visitas familiares, ellas pueden transmitir los conocimientos que han adquirido durante su periodo escolar. Las madres y padres, quienes en su mayoría no tuvieron acceso a la educación, están orgullosos de sus inteligentes hijas.

Cuando las chicas retornan, luego de sus 2 meses de vacaciones, al hogar “Casa Hogar Niña María”, llegan algunas de ellas bien cargadas con exquisiteces de sus pueblos: Plátano cocinable, Frutos de su localidad, arroz. Con orgullo presentan sus recuerdos a los demás. ¡Hasta las siguientes vacaciones!

Con un concierto de caridad y el nuevo programa “Das Leben ist schön” (“La vida es bella”) en el  Euskirchener Cityforum, la banda vocal pop actualmente más interesante de Alemania ha conseguido más de 8,000 euros para dos buenas causas.

Hace poco más de un año que los “Alte Bekannte” actuaron por última vez en Euskirchen, así que fue fácil para ellos entusiasmar al público hambriento – unas 600 personas habían venido al CityForum – desde la primera canción. Pero ellos no vinieron a Euskirchen sólo a cantar, sino también para apoyar a dos organizaciones benéficas. Dado que CASA HOGAR contó desde el principio con el apoyo de los residentes de Euskirchen – el hogar del fundador de la asociación, el Dr. Theodor Rüber -, era importante que CASA HOGAR dijera “Gracias” con la organización del concierto del grupo “Alte Bekannte” en Euskirchen. Este agradecimiento fue recibido con gran entusiasmo por el público, lo que se reflejó tanto en los fervorosos aplausos a los “Alte Bekannte” como en las generosas donaciones, mitad de las cuales se destinaron a CASA HOGAR y mitad a MISEREOR, la organización de benéfica con la que tradicionalmente trabajan los “Alte Bekannte”.

Con su nuevo y segundo programa “Das Leben ist schön” (“La vida es bella”), los “Alte Bekannte” demuestraron su buen instinto para dar en la vena del gusto de su público, ya no tan joven, pero no menos eufórico. Con las letras ingeniosas de sus canciones y los divertidos comentarios intermedios, los “Alte Bekannte” (banda sucesora de los Wise Guys) crean un estado de ánimo inmejorable. Este frenesí sólo se ve superado hasta después de la pausa gracias al el anti-himno “You’re in the Eifel now” (Ahora estás en el Eifel), interpretado con la melodía de “In The Army Now” de la banda “Status Quo” sumado a una letra que evoca olores a estiércol, trancones de caminones, bomberos voluntarios, cerveza mañanera y otros clichés de Eifel. Por supuesto, esta canción fue frenéticamente aclamada aquí, en Euskirchen.

Y así, después de unas buenas dos horas y media, los viejos conocidos dejan un público completamente entusiasmado, que ahora se dirige al vestíbulo a buscar bebidas y autógrafos, y a donar para una buena causa en los stands de CASA HOGAR y MISEREOR.

Monseñor Mario de Jesús – ese es el nombre del nuevo obispo de la diócesis de Istmina-Tadó. Asumió el cargo en marzo de 2018. A más tardar desde nuestra visita a Istmina en verano y su regreso a Bonn y Colonia en otoño, ha estado comprometido con los proyectos de CASA HOGAR.

Mario de Jesús es una persona bastante callada, nadie que se empuja a sí mismo a la primera fila o fascina a la gente con discursos incendiarios. Pero es apasionante y estructurado, sabe imponerse y regula las cosas que hay que regular, y por último, pero no por ello menos importante: también puede dejar ir y delegar cuando se da cuenta de que otra persona puede resolver mejor la tarea que se le presenta. Para CASA HOGAR es un activo inestimable, y la cooperación ha sido muy positiva hasta ahora: garantías escritas sobre los derechos de uso del suelo, instalaciones institucionales, apoyo a las medidas de construcción – el progreso que hemos podido hacer con él en un tiempo relativamente corto no parece espectacular, pero es inmensamente importante y asegura nuestra cooperación para el desarrollo a largo plazo y de forma sostenible.

Con su manera clara y sin pretensiones ha podido ganarse a la gente de su diócesis y así también abre muchas puertas para CASA HOGAR. ¡Esperamos con alegría y entusiasmo nuestra futura cooperación con él y estamos muy seguros de los siguientes pasos!

 

El “Alte Bekannte” (Viejo Conocido), el grupo de pop a capella más exitoso de Alemania y sucesor de WISE GUYS, podrá finalmente ser escuchado de nuevo este otoño en Euskirchen. El día 21.9. cantarán un concierto benéfico para CASA HOGAR y Misereor a las 8:00 pm en el Forum de la ciudad. Las entradas están disponibles en todas las taquillas, en la taquilla del Forum en Euskirchen y en la línea directa de venta de entradas: +49-2405-40860.